Moco Cervical

Moco Cervical

Se describen las características del moco cervical según las diferentes etapas del ciclo menstrual, lo que ayuda para que la mujer conozca sus días fértiles.

Moco Cervical

Cuando se quiere plantar una semilla y la tierra está seca, habrá que esperar a que el agua la humedezca, para que la semilla germine. Algo semejante ocurre con la mujer, que cuando ve y siente sus genitales húmedos por el moco cervical, sabrá que está en su época fértil, es decir en los días que puede quedar embarazada si mantiene relaciones sexuales.

Desde seis días antes de la ovulación aproximadamente, las células del cuello uterino producen moco del tipo fértil. Se ha comprobado con estudios clínicos y de laboratorio, que los días fértiles de la mujer coinciden con la época del ciclo femenino, en que el moco producido por las glándulas del cuello uterino es acuoso, parecido a la clara de huevo cruda, y que si se lo toma entre el pulgar y el dedo índice puede ser estirado hasta formar un hilo delgado antes de romperse.

Para aprender a reconocer los diferentes tipos de moco, que indican fertilidad o infertilidad, es importante llevar un registro diario de los cambios que se producen en la apariencia del moco, y en la sensación de humedad o sequedad que percibe la mujer durante el transcurso de su ciclo menstrual. Cada mujer descubrirá que tiene un patrón individual que podrá permitirle reconocer sus períodos fértiles o infértiles, y que es tan personal como lo es su ciclo menstrual.

Período infértil

En un ciclo menstrual normal (cada mujer tiene su propio tipo menstrual) después de la menstruación, la mujer tiene sensación de sequedad, es decir no siente ni tampoco ve moco. Los días infértiles del ciclo femenino se caracterizan por la “sequedad” de los genitales externos.

En otros casos puede no haber días secos después del sangrado menstrual, sino que se ve un moco denso, escaso y pegajoso, característico del período infértil.

Estos patrones de sequedad o mucosidad, que ayudan a reconocer los días infértiles, aparecen dos o tres días después del último día de sangrado menstrual.

Período fértil

La primera señal de que la mujer está entrando en el período de fertilidad es la aparición de un moco viscoso, con tendencia a formar hilos, después de los días de sequedad; o el cambio en las características del moco que a medida que pasan los días se aclara, se afina y aumenta en cantidad. Las mujeres lo describen de diferentes maneras: escurridizo, suave o como clara de huevo.

Estas sensaciones la mujer las percibe en la piel de la región vulvar. Cuando la región vulvovaginal es lubricada por este moco, puede notarse también un aumento de la líbido y del interés sexual.

La fase fértil comienza aproximadamente 6 días antes de la ovulación.

Pico de fertilidad

El último día que la mujer tiene sensación de lubricación es el “día más fértil del ciclo”, y es en esta fecha cuando hay más posibilidades de que la mujer quede embarazada, si se mantienen relaciones sexuales. La sensación de lubricación puede durar uno o dos días más que el moco elástico, característico del período fértil, indicando que la mujer tiene todavía altas posibilidades de quedar embarazada.

No se debe cometer el error, frecuente, de pensar que el día de mayor secreción de moco cervical es el más fértil.

Si bien la mayoría de las mujeres pueden aprender a reconocer sus días fértiles en el primer mes de observación, algunas pueden tener dudas, por lo que se aconseja consultar con su médico para que la ayude a conocer sus épocas fértiles.

Después que se produce la ovulación (el óvulo vive 24 hs.), la mujer vuelve a tener sensación de sequedad vulvar, o un moco adherente y seco de tipo infértil.

 
Ver también:
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad