Herpes Virus Simple

Herpes Virus Simple

Se describe una enfermedad de transmisión sexual producida por el virus herpes simple. A esta infección sela conoce con el el nombre de "herpes". Produce vesículas, úlceras etc. y no sólo se presenta en la zona genital, también pueden aparecer lesiones en la boca, cara. El contagio es a través del contacto sexual.

Herpes Virus Simple (HVS)

 

El virus simple causa infecciones en los labios, la boca, en la cara y en la región genital. A esta infección viral se la conoce como "herpes." Existen dos cepas diferentes del virus: A) Herpes virus simple  tipo I (HVS1): causa principalmente lesiones en boca, labios y cara. Sólo el 20% de las infecciones genitales son producidas por le HVS1. B) Herpes virus simple tipo II (HVS 2): produce el 80% de las lesiones genitales.


La infección producida por el "herpes virus simple" es considerada  una enfermedad de transmisión sexual, ya que el contagio se produce por el contacto durante el acto sexual y también a través del sexo oral o anal.


El período de incubación (es el tiempo que trascurre entre la exposición al organismo que causa la infección y la aparición de síntomas) suele ser de 3 a 6 días.  La gran mayoría de los pacientes no sabe que tiene la infección hasta que le aparecen las lesiones, en forma de vesículas, lo que favorece el contagio. El virus permanece en las células nerviosas durante toda la vida del paciente. Por lo tanto es una infección que no tiene cura, pero las recurrencias con el paso del tiempo se van espaciando.

 

Signos y síntomas

 

El primer signo de infección por este virus es la aparición de "vesículas", en la boca, el ano o en la región genital. A veces hay signos previos que hacen sospechar la aparición de la virosis, como sensación  de ardor, picazón o tirantez en la zona que aparecerán las vesículas. Después éstas estallan dejando "úlceras"pequeñas y agrupadas, dolorosas y superficiales, que tardan entre dos y  cuatro semanas en cicatrizar. Pasadas algunas semanas o hasta meses se pueden repetir los síntomas. A medida que pasa el tiempo las lesiones aparecen en forma  más espaciada, aunque la infección puede durar toda la vida y el paciente puede contagiar aunque no tenga síntomas. Cuando se vuelve a presentar pueden aparecer, además de las vesículas, los ganglios de la zona afectada aumentados de tamaño, blandos y dolorosos.

 

Complicaciones

 

Cuando la mujer embarazada  tiene por primera vez la infección durante la gestación, puede transmitir el virus al feto. Se calcula que aproximadamente el 20% de los bebés se contagian el virus. Cuando la mujer tiene lesiones sugerentes de HSV, es conveniente que el parto sea por cesárea. En el caso de que la embarazada tenga HSV recurrente se le hace  tratamiento, a las 36 semanas de gestación, con antivirales para disminuir el riesgo de la aparición  de vesículas y el derramamiento viral durante el parto, evitando hacer una cesárea. Cuando la mujer tiene HSV en el tercer trimestre de embarazo aumenta el riesgo de contagio para su hijo, por lo que se debe hablar con la madre para considerar la posibilidad de hacerle una cesárea,  para disminuir así la posibilidad de la transmisión del virus.

 

Diagnóstico

 

. Puede extraerse una muestra de tejido, durante el período agudo, de la zona donde hay más  lesiones y mandarlo a analizar al laboratorio, pero en la mayoría de los casos no es necesario porque las vesículas o úlceras se ven al observar al paciente.

 

Factores que desencadenan la infección

 

La exposición al sol, las situaciones de estrés, el cansancio, la alteración del sistema inmunitario (cáncer, SIDA), el uso de corticoides son todos factores que facilitan la infección viral. También es posible que una paciente tenga "herpes" antes de una cirugía o durante la menstruación. 

 

 

Tratamiento

 

Cuando hablamos de tratar esta infección hay que aclarar que el virus una vez que se instala en el organismo vive de por vida en las células nerviosas, es decir que el herpes no tiene cura. El tratamiento se indica para acortar la duración de los síntomas y disminuir el dolor que producen las úlceras. Se aconseja consultar apenas se tengan las vesículas o los síntomas prodrómicos (ardor, picazón, tirantez en la zona afectada) porque el tratamiento es más eficaz.


Las drogas que se usan son el aciclovir, valaciclovir y famciclovir.


Un esquema de tratamiento por vía oral sería 400mg de aciclovir 3 veces por día, durante 7 días.


Recurrencias: aciclovir (comprimidos) 400mg 3 veces por día, durante 5 días.

 

Supresión: aciclovir (comprimidos) 400mg 2 veces al día, durante 6 a 12 meses.

 

Vacuna

 

En la actualidad se está estudiando una vacuna para prevenir el contagio en personas no infectadas. La vacunación no servirá para evitar los rebrotes en aquellas personas infectadas.

 

Bibliografía: Ginecología de Gori -  Gori, Antonio- Lorusso, Antonio y colaboradores -

2ª edición  Editorial El Ateneo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Ver también:
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad