Endometritis Puerperal

Endometritis Puerperal

Se describen los síntomas de la infección más común durante el puerperio, llamada "endometritis". Afecta al endometrio, y una de las causas más frecuentes es por la rotura prematura de membranas. También el parto prolongado, la cesárea, la anemia, y la preeclampsia son factores que pueden favorecer la endometritis.

Endometritis Puerperal


Es el proceso infeccioso más común durante el puerperio. La infección del endometrio (tejido que recubre la cavidad del útero)  se produce por gérmenes que tienen, como puerta de entrada la herida que  queda en la zona del endometrio donde estuvo insertada la placenta, y desde ahí la infección se propaga a toda la mucosa endometrial.


La endometritis que se presenta durante el puerperio es más frecuente en mujeres menores de 20 años y en mayores de 40 años.

 

Causas que la producen

 

1) Organismo infeccioso: la endometritis puede ser causada por un solo germen, pero lo más frecuente es que la produzcan varios microorganismos. Sólo en el 30 % de los casos se puede identificar al germen causal.


2) Puerta de entrada: el microorganismo infeccioso penetra a través de una suprficie cruenta o herida.


3) Factores que alteran la resistencia física de la madre: trabajo de parto prolongado, cansancio materno, anemia, preeclampsia.


4) Anomalías del embarazo: la rotura prematura de membranas que dura más de 6 hs. (rotura de la "bolsa de las aguas" - amnios y corion- en forma espontánea ) constituye el factor de riesgo más importante para que se produzca una endometritis.


5) Parto: el trabajo de parto prolongado (dura más de 12hs.), y el parto por cesárea aumenta el riesgo de tener una endometritis puerperal.

 

Síntomas

 

El diagnóstico se hace en la mayoría de los casos por la clínica. Sólo en el 30% de los casos se identifica el germen que causa la infección.


Los síntomas, que se presentan en los primeros días del puerperio, son los siguientes: entre el tercer al cuarto día del puerperio la mujer tiene fiebre (38º - 39º), taquicardia y puede tener escalofríos. Los loquios se hacen espesos, de aspecto  purulento o achocolatado y olor fétido.


El médico al revisar a la puérpera se encuentra con un útero de mayor tamaño que el que corresponde al tiempo del puerperio (subinvolución uterina), blando y doloroso a la palpación.


Con un tratamiento adecuado la endometritis puerperal cura en 6 u 8 días.


 

Tratamiento

 

1) Reposo en cama con bolsa de hielo en la parte baja del abdomen (hipogastrio).


2) Ocitócicos: se da por vía oral ergotamina, droga que produce la retracción del útero.


3) Antibióticos: pueden indicarse cefalosporinas de 2ª o 3ª generación, o amoxicilina con sulbactam.

 

Complicaciones

 

Se producen por la propagación de la infección por diferentes vías.


a) Vía canalicular o por continuidad: salpingitis, peritonitis.


b) Vía linfática: parametritis, peritonitis.


3) Via sanguínea: tromboflebitis, septicemia.

 

Bibliografía: Uranga Imaz, F. - Uranga Imaz, F (hijo)  Obstetricia Práactica - 5ª edición- Editorial INTER-médica.

 

 

 
Ver también:
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad