Prurito Vulvar

Se describe un síntomqa que se presenta en las enfermedades ginecológicas, muchas veces asociadas al flujo. Se trata de una sensación de picazón en la piel de la zona de la vulva o del ano.

  • Prurito Vulvar

El prurito se define como  una sensación subjetiva desagradable, que lleva a quien lo padece a rascarse en la zona afectada.

En cuanto al "prurito vulvar" hay que decir que es sólo un síntoma de algunas enfermedades ginecológicas, como por ejemplo la infección por hongos. Pero este síntoma no sólo se presenta en estas enfermedades, también infecciones urinarias o lesiones en la región ano rectal pueden provocar este síntoma.

Este síntoma no  se presenta en forma permanente, sino que aparece en forma repentina, dura un rato y después suele calmar. La intensidad que va desde una simple picazón hasta una molestia insoportable, que llega hasta alterar el sueño de la mujer que lo padece.

Este síntoma se presenta en las zonas cubiertas por piel o mucosas cubiertas por epitelio de transición. No receptores sensoriales debajo de los tejidos afectados, como ocurre con el dolor, calor, etc.

En el 10% de los casos no se puede determinar la causa del prurito, a pesar de los estudios que se  hacen a las pacientes.

La mayoría de las mujeres en algún momento de su vida, padecen "prurito vulvar" como síntoma de una enfermedad que afecta los tejidos de la vulva o de los órganos vecinos.

A)    Causas locales

1)      Vulvares

Lesiones de la piel: como herpes genital, psoriasis, foliculitis, etc.

Falta de higiene

2)      Vaginales

Flujo

Infecciones  (tricomonas, hongos, gonococia)

Colpitis senil (en las mujeres que le faltan hormonas por la menopausia)

3)      Urinarias

Incontinencia de orina

Uretritis

4)      Ano rectales

Fisuras

Hemorroides

Infección por parásitos (oxiuros, giardias, etc.)

B)     Enfermedades metabólicas y endócrinas

1)      Diabetes

2)      Hipertiroidismo

3)      Insuficiencia ovárica (climaterio, castración, amenorrea)

C)    Tóxicos

1)      Alergia a sustancias químicas contenidas en jabones, antisépticos, toallas higiénicas, jaleas anticonceptivas, preservativos, prendas de nylon, etc.

2)      Alimentos

3)      Medicamentos (cafeína, laxantes, etc.)

D)    Falta de vitaminas ( vitamina A y B)

E)     Trastornos psíquicos

1)      Depresión

2)      Tensión nerviosa (el estrés altera el sistema inmunológico, pudiendo aparecer flujo y prurito vulvar)

Para poder tratar este síntoma es necesario primero conocer la enfermedad o el agente que lo produce. En el 70% al 80% de los casos lo que produce el  "prurito" es el flujo. Cuando se diagnostica la causa que produce este síntoma, la curación es muy rápida. Se usan óvulos, cremas vaginales y antihistamínicos.

Se aconseja a la paciente que tiene prurito vulvar:

No lavarse más de dos veces por día

Usar protectores diarios o toallitas higiénicas sin desodorante

No usar jabones con desodorante

Irrigaciones con antisépticos

Usar ropa interior de algodón, evitando el contacto de la zona con el nylon o la lycra

Evitar el uso de pantalones ajustados

Después de orinar lavarse de adelante hacia atrás

Suspender las relaciones sexuales hasta saber la causa del prurito

Es conveniente suspender mientras se tiene "prurito vulvar" las sustancias como el alcohol, café y especias por la irritación que pueden producir

Complicaciones del prurito vulvar:se puede producir una infección en la piel de la zona afectada, por el rascado intenso.

Consultar al médico lo antes posible, para tratar la causa del "prurito vulvar"

Tratamiento: se debe tratar la causa que produce el "prurito vulvar".

Se pueden dar óvulos, cremas con corticoides, antiparasitarios por vía oral o en óvulos, antibióticos, antihistamínicos y sedantes.

Bibliografía: Gori, Jorge y colaboradores - Tratado de Ginecología - Editorial El Ateneo - 2ª edición