Etapas del Trabajo de Parto

Se describen los tres períodos del trabajo de parto, del embarazo a término.

Etapas del Trabajo de Parto

Período de dilatación

El cuello del útero tiene forma de cilindro redondeado de 3 a 3,5 cm. de longitud, hueco en su interior. El conducto cervical se extiende entre el orificio cervical externo, que comunica hacia abajo con la vagina, y el orificio interno, que comunica hacia arriba con la cavidad uterina. Por efecto de las contracciones al comienzo de este período, y por la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre el cuello uterino en la fase final del mismo, disminuye su consistencia (reblandecimiento), se acorta y finalmente se dilata en forma progresiva, hasta alcanzar los 10 cm. de circunferencia en los embarazos a término (son los que duran 9 meses).

Al mismo tiempo el bebé va descendiendo por el conducto genital, adaptándose a la forma y dimensiones del mismo. Para esto adopta la forma de un cilindro, para colocar los menores diámetros fetales en correspondencia con los más pequeños de la pelvis materna. Cuando logra pasar por el menor diámetro pelviano, entre el pubis y la parte más saliente del sacro (promontorio), se dice que el bebé está encajado, y ya no puede pasar a la posición en que estaba antes de encajarse.

Cuando llega a la parte del canal del parto que tiene forma acodada, efectúa un movimiento de rotación para colocar debajo del pubis el punto de mayor flexibilidad, la nuca, cuando la parte que avanza primero es la cabeza (presentación cefálica). Tomando el occipital como punto de apoyo al pubis, se desliza en forma de arco extendiendo la cabeza para finalmente llegar al exterior durante el período expulsivo.

En la presentación pelviana el feto avanza por el canal del parto con la extremidad pelviana, quedando la cabeza orientada hacia el fondo del útero.

Período expulsivo

Este período comienza cuando el cuello del útero alcanza la dilatación completa (cuello uterino borrado y con 10 cm. de dilatación, en el embarazo a término) y termina con el nacimiento del bebé. Cuando la cabeza entra en forma profunda en la pelvis, desencadena en la embarazada el reflejo que producirá los pujos. Éstos deben coincidir con las contracciones uterinas para que se produzca el nacimiento. Durante el período expulsivo es cuando se realiza la episiotomía, incisión que se hace para evitar la distensión excesiva de los músculos del periné.

Período placentario

Es el último período del parto, se produce después del nacimiento del bebé y consiste en el desprendimiento, descenso y expulsión de la placenta y las membranas ovulares (bolsa de las aguas). Durante esta etapa también se contrae el útero. Las funciones de las contracciones del alumbramiento son tres: 1) transfusión fisiológica de sangre al recién nacido 2) Desprendimiento, descenso y expulsión de la placenta 3) impedir la hemorragia en el lugar de la inserción placentaria. La expulsión de la placenta se produce en los 10 a 30 minutos posteriores al nacimiento. Cuando transcurren más de 30 minutos y no se produjo el alumbramiento, se considera que hay retención placentaria.