Posiciones para Amamantar

Se describen las posiciones más adecuadas para lograr una buena lactancia. Se puede dar el pecho sentada o acostada.

  • Posiciones para amamantar

Algo sencillo que ayuda a la bajada de  la leche materna es que la madre encuentre una posición cómoda para dar el pecho a su hijo, que la ayude a estar relajada durante esos momentos de intenso contacto con su bebé.

Los elementos que pueden ser útiles para lograr una buena relajación de la mamá son los  almohadones, sillas con apoya brazos bajos, etc.

Se pueden elegir dos posiciones para dar el pecho al bebé, sentada o acostada. La mejor será   la que le permite a la mujer estar cómoda para alimentar a su hijo, disfrutando de este momento tan especial e importante para la nutrición del bebé, y durante el cual se refuerza el vínculo entre la madre y el hijo.

Posición sentada

Para dar de mamar sentada la mamá puede elegir entre dos posiciones

a)      Posición de acunamiento: es la posición clásica, donde el bebé tiene la cara y el cuerpo en un mismo eje enfrentando a su mamá, mientras la madre lo sostiene con el antebrazo y la mano del lado del pecho del cual tomará el hijo. Al mismo tiempo con la mano libre se  eleva ligeramente el pecho, quedando el pulgar por encima de la aréola. Es importante que el abdomen del bebé quede enfrentado con el de la madre.

b)      Posición sentada inversa: en esta posición el bebé es apoyado del lado que se le dará de mamar, sobre un almohadón con el pecho enfrentado con el costado de la madre y es sostenido por la cabeza entre los dedos índice y pulgar de la madre, que se deben colocar detrás de las orejas del bebé. En el caso de que la madre haya tenido una cesárea esta posición puede resultar cómoda.

Posición acostada

El bebé y la madre deben estar acostados, de tal forma que el abdomen de la madre debe estar enfrentado al abdomen del bebé. La mamá flexiona la pierna de arriba, apoyando la rodilla en un almohadón, manteniendo la pierna de abajo extendida. Con la mano libre levanta el pecho y acerca al bebé para que se prenda y comience a succionar. Esta posición puede resultar útil cuando la mamá tuvo una cesárea.

Es conveniente variar la las posiciones, mamada por medio, para prevenir el taponamiento de los conductos.

Ante cualquier duda conviene consultar con el pediatra que atiende al bebé, para que oriente a la madre para lograr una buena lactancia.

Bibliografía:Beccar Varela, Carlos - El arte de amamantar a su hijo - Ediciones Macchi - 10° edición  

Búsqueda personalizada
INICIO